Uno de cada cuatro alumnos se queda sin la ayuda regional de los libros de texto (La Nueva España – / Asturias)

En un ejercicio de simplificación, se podría decir que los hijos de millonarios y los malos estudiantes se han quedado sin las ayudas, que se elevan a 90 euros para cada escolar de Primaria y a 130 euros para los de la ESO. Hay, asimismo, 2.000 familias más que no optaron a las ayudas.

Los que sí son beneficiarios de este programa recibirán el dinero a lo largo de este mes de septiembre, según señalaron ayer fuentes educativas. Las primeras cantidades ya han sido ingresadas en la cuenta bancaria de los padres con rentas más bajas, que en muchos casos venían percibiendo becas para los libros de sus hijos en cursos anteriores. Los demás irán cobrando el dinero en las próximas tres semanas.

Asturias es la primera comunidad autónoma que aplica la fórmula de la ayuda directa a las familias con hijos en la enseñanza obligatoria (6-16 años) para que tengan los libros en propiedad.

Algunas regiones como Navarra o Baleares siguen modelos parecidos, aunque financian los libros a través de la declaración de la renta, mientras que Andalucía, La Rioja, Castilla-La Mancha y Galicia se han decantado por el sistema del préstamo: sufragan los libros a condición de que éstos sean propiedad de los centros escolares. El Gobierno regional estima que el modelo escogido es el más adecuado, «teniendo en cuenta la concepción del libro en las bibliotecas familiares y el nivel cultural de las familias asturianas». El presidente autonómico, Vicente Álvarez Areces, confesó recientemente que también está a favor de la modalidad del libro en propiedad tras escuchar a los libreros asturianos, contrarios al sistema del préstamo.
«Al cocer mengua»
Comisiones Obreras criticó ayer esta política de ayudas: «Lo que se ha vendido como una gran decisión de nuestra comunidad parece que al cocer va menguando. En las últimas declaraciones del consejero de Educación y Ciencia (José Luis Iglesias Riopedre), ya no se habla de gratuidad, sino de ayudas a los libros. Los 90 euros para Primaria y los 130 para Secundaria son eso, una simple ayuda».

Además, para CC OO también es censurable la fórmula de la ayuda directa a las familias: «Esto supone una claudicación ante el gremio de libreros». A juicio de este sindicato, el dinero debería ser gestionado por los centros educativos «en la modalidad de préstamo».

Según otro sindicato, SUATEA, «el programa populista de ayudas en libros de texto aleja al Ejecutivo asturiano de la política educativa deseable de un Gobierno de izquierdas».

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades