Unas 900 editoriales paralizaron su actividad en 2005 (Miguel Ángel Villena – El País)

Un total de 241 apasionados de la lectura se lanzaron a crear una editorial durante el pasado año en España sin saber que, a lo largo de 2005, cerca de 900 sellos no publicaron ningún título. Javier Celaya y Luis Sábat, autores de una investigación entre librerías de toda España, concluyen que la distribución y la financiación son los grandes escollos para una mayoría de editoriales.

"Muchos pequeños editores ignoran las dificultades que plantean los canales de distribución, la financiación estable o la promoción de un libro y se lanzan al mercado con más amor al arte que conocimiento del sector", señalan los autores de la citada encuesta. Estos obstáculos son los más destacados por los libreros a la hora de enjuiciar la tarea de las editoriales independientes. Muchos pequeños sellos, nacidos para permitir la autoedición o para impulsar un catálogo reducido, no pueden vencer los impedimentos económicos y, por ello, paralizan su actividad, como las 896 firmas del pasado año. A veces esta interrupción editorial es provisional, pero en otros casos pasa a ser definitiva. Un total de 3.396 editoriales publicaron libros en España en 2005.

"Para el 73% de los cerca de tres centenares de libreros que hemos entrevistado para nuestra investigación", afirman Celaya y Sábat, "disponer de un buen canal de distribución significa el principal reto de las editoriales españolas, en especial de las independientes. Los grandes grupos pueden permitirse redes propias, pero el resto de sellos no. De este modo, las deficiencias en la distribución perjudican al editor y al librero y, como consecuencia, a los potenciales lectores".

Celaya y Sábat representan a Revista Dosdoce y a Elipsis Ediciones, respectivamente, y se han especializado en la elaboración de estudios sobre el sector editorial. Dentro de sus investigaciones, la encuesta citada, realizada el pasado mes de octubre y titulada Los retos de las editoriales independientes, abarcó a 300 librerías, desde grandes almacenes a comercios del libro en las distintas capitales españolas. Así, el 65% de los libreros opina que las principales aportaciones de las editoriales independientes deberían ser descubrir nuevos autores, impulsar la afición por la cultura y crear un catálogo de calidad. Los autores del estudio destacan que una mayoría de libreros considera esencial la aparición en los medios de comunicación de los libros. "En un mercado editorial como el español", señalan, "donde se publican unos 77.000 títulos anuales, figura como un objetivo básico dar a conocer un libro en medio de la avalancha de novedades que llenan las estanterías de las librerías. En caso contrario, los lectores se marean entre tanta oferta que además desaparece de los escaparates al cabo de pocos días".

A pesar de que Internet se está convirtiendo en el principal medio de comunicación de las generaciones de menos de 35 años, ni la mayoría de librerías ni muchas pequeñas editoriales se han dado cuenta de la dimensión de este fenómeno. Celaya y Sábat insisten en que las editoriales pequeñas desarrollen estrategias de promoción de sus libros, basadas en las nuevas tecnologías. "La venta de libros por Internet en España apenas alcanza el 0,8% del total de la facturación", comentan, "pero todo el mundo intuye que este nuevo canal de búsqueda, compra y venta de libros va a transformar radicalmente el sector en los próximos años". En este sentido, el 51% de las librerías encuestadas está totalmente en contra del proyecto Google Book Search por el temor a que lleve aparejada la desaparición de muchas librerías de fondo.

 

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades