Tu librero sabe: Entrevista a Marie Bonnot, de Cálamo infantil

Pregunta a tu librero/a… Marie Bonnot

Nombre del librero o librera

Marie

Nombre de la librería

Librería Cálamo-Infantil

¿Por qué se llama así la librería?

Por los Calamares en su tinta de la Josefina (la madre de Paco, el librero).

La razón más literaria es que Cálamo en español medieval significa Pluma. Y así lo tenemos: Pluma, libro, librería…

¿Cómo definirías tu librería?

Como un espacio acogedor donde uno se sienta bien. Dónde apetece venir, sea para comprar, hojear, charlar, escuchar unos cuentacuentos, compartir ideas e impresiones, comer un trozo de bizcocho para los más golosos. En fin, un lugar de intercambio chulo alrededor del libro.

¿Cuáles son las características que destacarías en una profesión como la de librero?

Sonreír y llevar una mochila llena de chapas, y también una bicicleta roja con puntos negros como una mariquita.

Pero también es importante el saber escuchar y abrir otras puertas como otros horizontes al lector. A veces vienes a la librería con una idea clara de lo que quieres. Te lo enseño, y de paso te enseño otro, en la misma línea y que también te podría gustar.

Pero siempre en función de tus posibles gustos primero, no de los míos. Y claro, que si luego coinciden… pues genial para ambos!

¿Cuál es tu primer recuerdo relacionado con los libros?

Pues… la verdad es que… no revelaría mucho un futuro de librera…

De peque no me gustaban mucho los libros. Sí que era buena alumna y todo, pero en cuanto al tiempo libre, me gustaba más jugar con los amigos, ver la tele… Los libros eran más cosas de "intelos" como los llamaba yo, de intelectuales como mi hermano.

Lo raro es que sí me gustaba ir a la biblioteca… pero sólo para encontrarme en la zona "comics" o "cocina para niños" que me encantaba. También hay una colección "J’aime lire" que contiene un cuento, luego pasatiempos, y por fin un tebeo de TomTom y Nana… Pues me los cogía todos… pero sólo para el tebeo…

¿Por qué decidiste montar una librería?

La librería no es mía. Es la de Paco Goyanes. La tiene desde hace 26 años. Pero hasta ahora, era sobre todo de adultos con un pequeño espacio infantil. El año pasado, los libros infantiles se rebelaron para tener su espacio propio. Y así fue.

Yo creo que a Paco también le gustó la idea: a menudo pasa cuando uno envejece: quiere volver a encontrar las risas y la alegría espontáneas de la niñez.

¿Cuál es tu autor favorito de literatura infantil?

Claude Ponti me gusta mucho porque la lectura de sus libros es interminable, tanto en cuanto al texto como a las ilustraciones. Éstas llevan un montón de detalles, y el texto un montón de juegos de palabras, incluso crea nuevas palabras sin que te des cuenta… Es muy gracioso y despierta la imaginación y la creatividad de manera increíble. Te invita realmente a hacer lo mismo.

También está María Elena Walsh, una autora argentina de canciones populares pero también de novelas muy graciosas como Dailan Kifki, dónde la solución a un problema provoca otro problema más, hasta que se necesite a todos los especialistas del planeta…

¿Y tu ilustrador?

Es muy difícil. No creo que tenga uno todavía. Es que veo tantos libros pasar… cada uno con su toque. Y hay tantos que hacen cosas muy bonitas…

Me encanta una ilustradora francesa Magali Le Huche por ejemplo, por la expresión que lleva cada uno de sus personajes. Tengo la impresión que cada uno tiene algo mío… sobre todo cuando son algo gruñones, jeje…

Un libro infantil que crees que ningún niño debería perderse

Tengo dos. Lo siento. Es que uno siempre me parece injusto. Más vale dos: con dos calcetines, más cómodo. Con dos narices, más oloroso. Con dos pies, más rápido. Con dos libros, más placentero…

¡Ay, No! De Rotraut Susanne Berner. Son dos gallinas que se van de excursión (¡ya con eso yo me identifico!). La primera siempre encuentra inconvenientes a lo que se presenta: va a llover, tiene calor, está cansada… Pero la segunda siempre encuentra un remedio a todo, relativiza. Lo ve todo de manera positiva. Sería genial que todo el mundo sea la segunda. Las preocupaciones de los adultos reflejan mucho sobre los niños. Más de lo que creemos. Pues este libro me parece bien para decir a cada uno: "tranquilo, que no hay nada grave. Dale la vuelta a la situación y ya verás: todo saldrá bien". 

El otro libro es Algo con lo que nadie había contado de Marit Törnqvist. Es un libro difícil y triste, de una niña que cae en el fondo de un pozo y que la gente va olvidando poquito a poco. Es triste. Pero existe. Y por eso me parece importante. Además lleva unas ilustraciones preciosas.


Un libro infantil que crees que ningún adulto debería perderse

Todos. Y en particular Selma de Jutta Bauer. Es un libro sencillo con un mensaje sencillo que invita sencillamente a disfrutar de la vida.

Un personaje de literatura infantil especialmente querido por ti

Pipi Calzaslargas.

¿Animarías a alguien a montar una librería?

Una librería Infantil-Juvenil, sí, empezando por mí misma.

¿Qué aporta a tu librería pertenecer al Club Kirico?

Enriquece por supuesto. Permite saber lo que los lectores piensan de tal o tal libro. Muchas veces se tiene más vergüenza de opinar directamente en la librería, delante de los padres… tanto para los niños como para mí! Cuando uno escribe en la web, resulta más cómodo, más pausado.

También me anima a ser cada vez más dinámica en la librería, a proponer nuevas cosas, nuevas actividades, novedades alrededor del libro. Es muy importante sentirse un grupo de intereses comunes.

 

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades