Nace en Internet una iniciativa para proteger las palabras en peligro de extinción

Según informan los organizadores de esta iniciativa, que persigue llamar la atención sobre el empobrecimiento del idioma, los Internautas podrán escoger sus palabras en vías de extinción en los portales www.escueladeescritores.com y www.ateneubcn.org.

Al incluir estos vocablos, los participantes en la iniciativa deberán explicar su significado y sus usos o recordar su origen y elegir cinco de los términos aportados por otros internautas.

Con las palabras escogidas por un mayor número de participantes se creará una 'Reserva de palabras en Internet' que será "el hábitat virtual donde sobrevivirán estas palabras en desuso", explican los promotores de la iniciativa.

De esta manera, hasta el próximo 21 de abril, los internautas que deseen apadrinar una palabra en desuso podrán incluirla en las listas que aparecerán en las Web de la iniciativa, tal y como han hecho los "padrinos de honor" que colaboran en este proyecto.

Entre ellos, los escritores Juan Marsé, Lorenzo Silva, Carmen Riera (azulete), Ildefonso Falcones (colorado) o Mercedes Abad (zangolotino), ya han propuesto las palabras que desean conservar.

Por ejemplo, Marsé ha elegido bica (orinal) y damajuana (garrafa), una palabra en desuso que, recuerda, "aún se utiliza en Extremadura y en La Habana".

Éxito en la edición pasada

Las voces con orígenes geográficos diversos ofrecen un mapa de palabras perdidas que pasa por Andalucía, como mechinal, la palabra elegida por el novelista Lorenzo Silva; La Rioja, donde aún se tejen almazuelas, "aunque ahora se las está llamando patchwork", como apunta el periodista Álex Grijelmo; Galicia, donde cuando algo no merece la pena se le llama purrela, "término que está en el diccionario, aunque yo pensaba que era una expresión gallega", dice la finalista del Planeta.

Las palabras en vías de extinción también describen actitudes que "pierden vigencia en estos tiempos", según Carmen Calvo, la ministra de Cultura, que elige pundonor porque "para mí no sólo se refiere a la honra, el honor o el crédito de alguien, sino también a una forma de hacer las cosas, al esfuerzo interno y bienintencionado que empleamos para realizar una acción en unos tiempos en los que parece que sólo importan los resultados".

Escuela de Escritores organizó el año pasado la iniciativa 'Tienes la palabra', una votación a través de Internet para elegir "la palabra más bella del castellano". Escritores, periodistas, políticos, profesores y académicos colaboraron en esta propuesta en la que, durante 23 días, más de 40.000 internautas de todo el mundo enviaron 7.130 términos diferentes y explicaron por qué los habían elegido.

Fuente: El Mundo

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades