Los videojuegos salen del cuarto de los niños

La chica intenta mover la cadera
lo más rápido posible, la mirada fija en el monitor. Por un momento,
incluso está a punto de perder el equilibrio. ¡Tiempo! Fin de la
partida. En un minuto, Katia ha conseguido hacer girar el hula hop
164 veces. Estamos en la Convención de fabricantes de videojuegos de la
ciudad alemana de Leipzig, la mayor en Europa, donde cada año acuden
miles de aficionados y se presentan las novedades en ocio electrónico.

 

En
esta edición, que arrancó el pasado jueves y concluye hoy, se aprecia
un importante giro en el sector. La manera de jugar a los videojuegos
está cambiando. Y la multinacional japonesa Nintendo tiene gran parte
de culpa. En primer lugar, gracias a su consola Wii, que apareció en
España a finales de 2006 y que se distingue del resto de aparatos por
funcionar con unos mandos sensibles al movimiento de nuestro cuerpo,
haciendo que el usuario la utilice de manera mucho más activa.

Con
Wii se puede jugar al tenis, al golf o al béisbol imitando los gestos
de estos deportes con el controlador en la mano. Y sin pelota, claro
está. Esta nueva forma de entretenerse parece estar conquistando el
mercado a nivel global: desde su lanzamiento, Wii ha vendido
mensualmente más unidades que sus competidoras directas, las potentes
Playstation 3 de Sony y Xbox 360 de Microsoft. Pero lo más
significativo es que está atrayendo a gente que no suele jugar o que
jamás ha jugado a los videojuegos, algo inédito en una industria
tradicionalmente volcada al consumidor asiduo. "Wii es la única que no
se limita al usuario tradicional y su éxito está aumentando la
población de jugadores", dice Nicolás Wegnez, director de marketing de Nintendo España.

Katia,
por ejemplo, tiene 28 años y apenas se ha interesado por los
videojuegos, igual que un enorme porcentaje de mujeres. Ella probó la
Wii hace unos meses y ha decidido acudir a la convención "a curiosear"
junto a su compañera de piso. Las dos se han acercado a los stands
de Nintendo y han descubierto el nuevo periférico de la consola, Wii
fit, que se venderá en España en 2008. Se trata de un aparato similar a
una báscula que se coloca en el suelo. Karla sube encima y empieza a
contonearse viendo como en el monitor su avatar virtual hacer girar un hula hop a toda velocidad. "Además de ser divertidísimo, haces ejercicio", asegura mientras recupera el aliento.

Además del juego del aro hawaiano y otro de esqui, el software
de Wii fit mide nuestro peso, porcentaje de grasa y equilibrio y anima
al jugador a hacer flexiones, aerobic o posturas propias del yoga,
ofreciéndole consejos para mejorar en cada disciplina. "Además de
jugar, queremos que sirvan para enriquecer aspectos de nuestra vida
diaria", explica Wegnez. La "función enriquecedora" es, de hecho, el
gran filón de su otra máquina, la Nintendo DS, una consola portátil con
pantalla táctil que se utiliza con un puntero. El pequeño aparato ha
revolucionado el mercado con títulos como Brain training, un juego que estimula la agilidad mental con ejercicios creados por un neurólogo japonés llamado Ryuta Kawashima. Brain training
ha vendido en España más de medio millón de unidades, muchas de ellas
adquiridas por jugadores esporádicos. Wengez señala además que muchos
de estos compradores son mayores de 50 años.

En Japón, ya están triunfando nuevos títulos de la DS como Cooking navigation
(una especie de profesor de cocina con un enorme recetario que, por
ejemplo, idea menús basándose en el máximo de calorías que introduce el
usuario) Face training (que propone y asesora ejercicios faciales que supuestamente combaten y previenen las arrugas) o Visual training,
un juego que aparecerá en Europa para navidad y que sirve para entrenar
la vista con unos retos especialmente diseñados por un prestigioso
oculista japonés que prepara a deportistas de élite.

Pese a las
originales propuestas de la compañía nipona, sus rivales Sony y
Microsoft también han centrado la atención de la convención con títulos
gráficamente espectaculares para PS3 y Xbox 360: los bélicos y
futuristas Halo 3 y Killone 2, los aventureros Uncharted: Drake’s fotune y Assassin’s creed, la cuarta entrega de la saga de espionaje Metal Gear Solid o la última edición del exitoso simulador de fútbol Pro Evolution Soccer. Sony presentó también Little big planet,
una de las propuestas más originales de los últimos tiempos que se
estrenará el año que viene. "Es un juego de plataformas. Lo que pasa es
que se trata de jugar, crear tus escenarios y compartirlos con otros
jugadores online", explica Mark Healey de Media molecule, empresa británica encargada del desarrollo.

Como
cada año, en Leipzig se cocina el futuro de una industria que mueve en
el mundo más dinero que la música y el cine. Por un lado, cientos de
jóvenes hacen cola para jugar a los últimos y espectaculares juegos de
Xbox 360 y PS3. Mientras, en el stand del fabricante Sega, la directora de producto enseña a un puñado de periodistas un juego para Wii llamado Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos.
Agarra los mandos, y comienza a agitar los brazos a toda velocidad para
demostrar como se corren los 100 metros lisos. Al terminar la prueba la
cuesta hablar y está sudando, pero parece que se lo está pasando de
miedo.

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades