Los libros de texto se quedan sin rebajas’Hay grandes superficies que usan fórmulas engañosas de publicidad’ (Deia.com)

En vez de recorrerse los establecimientos en busca de la rebaja de mayor tanto por ciento, los padres se tendrán que fijar ahora en quién ofrece los manuales más baratos de partida.

Desde que entrara en vigor la nueva legislación, "los libros de texto tienen un precio como pueda tener una escoba o una lata de tomate"; equipara Luis del Río, responsable de Bazar de Carrefour Erandio. El presidente de la Asociación de Libreros de Bizkaia ahonda en la explicación. "Antes el editor fijaba un precio y el librero podía aplicar sobre él un descuento. Ahora eso se ha suprimido y el minorista fijará un precio en función del que le ponga el editor. Ya no se puede hablar de descuentos, sino de precios de libros, como en otros productos", resume Kepa Torrealdai, para quien, con esta nueva medida, el Gobierno español busca "que se produzca una fuerte competencia entre los minoristas que haga que se abarate el libro de texto".

aviso por sms y maletín Sin poder utilizar el reclamo del descuento, que podía llegar a ser de hasta el 25%, las grandes superficies y almacenes han recurrido a otras fórmulas para atraer a los clientes. Además de reducir el margen de beneficio -Carrefour oferta los libros de texto a precio de coste y promete abonar diez veces la diferencia si el cliente los encuentra más baratos-, prestan otro tipo de servicios. En El Corte Inglés, por ejemplo, una vez hecha la reserva, entregan los libros en "un práctico maletín" y envían un sms para que el interesado pase a recogerlos. Además, ofrecen la posibilidad de empezar a pagar a partir del 30 de noviembre para compras superiores a 90 euros.

Aunque a simple vista éstas y otras ofertas puedan resultar de por sí atractivas, sin olvidar la cercanía y el trato personalizado que dispensan los pequeños libreros, los padres siguen erre que erre, preguntando por los descuentos. "La gente no tiene ni idea de que ha salido la ley. Nosotros estamos ahora cogiendo reservas y lo primero que nos preguntan es: ¿Y hay descuento? Digo: Pues no, porque lo han prohibido por ley. Pero en cuanto les explico que vamos a tener precios competitivos, la gente no se echa para atrás por el servicio que damos y porque pagar en noviembre es distinto a pagar nada más volver de vacaciones", afirma Ángel Salazar, uno de los responsables de la librería de El Corte Inglés.

Tras subrayar que "la nueva ley no nos está influyendo", Salazar se muestra partidario, al igual que los libreros, de establecer un precio fijo para los manuales de texto. "Eso estaría bien para todo el mundo y más que nada beneficiaría al cliente, porque en cuanto una persona sabe que un libro vale 15 euros puede comprarlo donde quiera y luego valorar ya otro tipo de cosas".

confusión El responsable de Bazar de Carrefour Erandio también ha tenido la oportunidad de constatar "las dudas" que ha generado la eliminación de los descuentos. "Llaman preguntando cuánto valen ahora los libros. Por eso hemos tomado la determinación de ponerlos a precio de costo, para intentar crear la menor confusión posible al cliente", apunta Luis del Río. Al cliente, porque la competencia no parece tener tan claro que vender a precio de coste sea vender más barato. "Lo del coste es muy relativo porque, dependiendo del volumen de compra, puede ser diferente al de otro comercio", advierten desde El Corte Inglés, aunque en Carrefour entienden que "la tarifa es la misma para todo el mundo".

Tras destacar que, una vez reservados los libros en el híper, "el cliente se despreocupa, no como en la librería tradicional, que tienes que esperar las consabidas colas", Luis del Río rehúsa contestar a los pequeños libreros. "Lo único que puedo decir es que cada uno nos quejamos de una cosa distinta".

presidente de la asociación de libreros de bizkaia

BILBAO. A pesar de que la nueva legislación lo prohíbe, hay grandes superficies que, según denuncia Kepa Torrealdai, "están usando la venta del libro de texto como reclamo comercial para la venta de otros productos y utilizando fórmulas de publicidad engañosas, como decir que lo venden a precio de costo".

¿Qué opina de la liberalización de los precios de los libros de texto?

Nosotros queríamos el precio fijo para todo tipo de libros y que no hubiera ni liberalizaciones ni descuentos. Lo que se ha aprobado es el precio fijo para todos, menos para los de texto, lo que se puede considerar un mal menor. También se tendrían que establecer políticas de gratuidad de los libros de texto que favorecieran a padres y libreros.

¿Tiene alguna propuesta concreta?

El préstamo produce un fuerte daño a las librerías. En Galicia se han cerrado el 30% desde que implantaron este sistema. En las comunidades que han optado por el cheque-libro ha pasado lo contrario. Nosotros queríamos una política de ésas, pero no ha podido ser.

El sector se queja de que la Ley del Libro se ha aprobado tarde.

Hasta hace unos días no teníamos listas de precios de los libros de texto y a los chavales ya les han dado las vacaciones. Ese retraso ha producido cierto confusionismo en los padres, los colegios y los libreros.

Afirma que algunas grandes superficies usan publicidad engañosa.

Ya no se pueden hacer descuentos en los libros de texto, con lo cual utilizar la palabra descuento en la publicidad es engañoso.

¿Van a tomar alguna medida?

En aquellas actuaciones que, a nuestro juicio, sean engañosas o ilegales intentaremos ponernos en contacto con ellos para que las retiren. Otra cosa es que desde un punto de vista legal eso se pueda o no hacer porque la ley, en ciertos aspectos, es un poco ambigua.

¿Cree que las grandes superficies les hacen competencia desleal?

Sí, por ejemplo esas campañas agresivas de vender libros a costo contravienen la filosofía de la nueva legislación e inciden en un claro supuesto de publicidad engañosa.

¿Por qué?

Vender a costo es vender a pérdidas y eso la ley del comercio lo prohíbe. Además, ¿cuál es el costo? Tu costo puede ser superior al mío, luego el precio de ese libro puede ser más caro que el que yo estoy vendiendo.

También acusa a las grandes superficies de invadir su mercado.

Las grandes superficies están invadiendo mercados naturales que no son el suyo porque ya están yendo a colegios a ofertar libros de texto. Eso nos puede hacer mucho daño.

¿La liberalización de los precios y el sistema de préstamo supondrá el cierre de librerías en Bizkaia?

Aquellas librerías que se dediquen más a libros de texto tendrán que buscar de aquí a pocos años nuevos segmentos de venta, porque ése es un mercado que tiende a desaparecer en las librerías, como ha pasado en otras zonas. > A. rodríguez

las opiniones

"La gente pregunta por el descuento y le tenemos que decir que está prohibido por ley"

ángel salazar

Responsable de la librería de El Corte Inglés

"Los libros de texto tienen ahora un precio como una escoba o una lata de tomate"

Luis del río

Responsable de Bazar de Carrefour Erandio

"Vender libros a precio de costo contraviene la filosofía de la nueva legislación"

kepa torrealdai

Presidente de los libreros de Bizkaia

"Sería interesante establecer un precio unificado para los libros de texto "

juan luis gil

Presidente de FEGUIAPA

"Algunos padres se volvían locos"

"Con los descuentos que había hasta ahora algunos padres se volvían locos. El 25% era muy atractivo, pero al final llegaba setiembre y algunos libros de texto no les habían llegado". Tras recordar esta escena, que se repetía año tras año, el presidente de la Federación Libre de Asociaciones de Padres de Alumnos de Gipuzkoa (FEGUIAPA), Juan Luis Gil, corrobora el "desconcierto" que la recién aprobada Ley del libro ha causado en las familias. "Los centros no han podido mandarles en el listado los precios de los libros porque, al aprobarse la ley tan tarde, a ellos tampoco se los habían facilitado las editoriales. Esto ha sorprendido mucho a los padres, que han preguntado por ello insistentemente", señala Gil, para quien sería "interesante" fijar un "precio único" que, entre otras cosas, evitara a las familias tantos quebraderos de cabeza. De aprobarse la gratuidad de los libros de texto, como reivindican desde su Federación, a Gil le parecería "muy bien que se compensara de alguna manera a los pequeños libreros" que podrían verse perjudicados, siempre y cuando "eso no se trasladara en el costo a los padres". >A.R.

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades