Los libreros rechazan el sistema de préstamo de los libros escolares ( Iosune Nieto – El Día.es)

Esta gratuidad de los libros de texto ha sido bien acogida por los libreros tinerfeños, "aquí como en todo el gremio a nivel nacional", apunta el presidente de la asociación tinerfeña, francisco lemus, aunque no comparten el sistema de préstamo establecido por la consejería canaria de educación.

"no queríamos que se hiciera de esa manera", señala lemus, acerca del sistema establecido en la comunidad autónoma, según la cual, los libros serán comprados por el centro y utilizados por los alumnos en régimen de préstamo.

en cambio, los libreros tinerfeños apuestan por la entrega de un cheque-libro o una tarjeta, "como si fuera una visa que se carga con determinada cantidad", de tal forma que los padres puedan acudir a comprar los libros que necesitan sus hijos en la librería o centro comercial que crean oportuno.

una "papeleta"
según el actual sistema, los directores y el consejo escolar del centro serán los responsables de la compra de los libros, una cuestión que, al parecer, tampoco ha sentado bien a los profesores, "porque dicen que a ellos no les pagan para comprar libros y porque les han dejado a ellos la papeleta de tenerse que pelear con una editorial o porque tengan que cobrar el libro que no sea devuelto correctamente por el alumno", apunta lemus sobre este otro "conflicto".

"en otras comunidades autónomas lo han hecho mejor", opina el presidente de los libreros tinerfeños, que asegura que han optado por el sistema del cheque-libro, "que es el modo de ayudar a mantener el tejido empresarial local". y si bien, tras las reuniones mantenidas con educación, se logró que se excluyera de la posibilidad de compra directa a las editoriales y centros de producción, lemus no duda de que éstas harán sus ofertas. según el acuerdo logrado con educación, los libros deberán ser adquiridos en librerías y centros comerciales minoristas.

reconducir el sistema
"los libreros nos estamos reuniendo para reconducir el sistema y, si este año se ha hecho así, que no se haga igual los siguientes", advirtió lemus, quien insistió en que se muestran partidarios de la gratuidad de los libros de texto escolares, "pero que sean las librerías los que los vendan".

los libreros no están conformes con el sistema de préstamo establecido porque lo consideran hasta "inconstitucional y antiderecho". por otra parte, y a juicio de la asociación de libreros, se producirán situaciones de desigualdad "cuando algunos padres decidan comprar los libros a sus hijos, mientras que otros lo tendrán sólo en préstamo y heredado quizá de un año anterior".

para el presidente de la asociación tinerfeña de libreros, la teoría del préstamo, de compartir y de conservar los libros, en que dice basarse la consejería de educación, "es buena", pero cuestiona su efectividad. asegura, además, que si no se ha hecho de otra manera, y que el libro quede en propiedad del alumno, es porque "ya dijo el consejero que resultaba muy caro".

lemus confirmó la incertidumbre que ha generado esta cuestión en los propios libreros, hasta el punto de recibir llamadas de diversos puntos de la isla, y especialmente de no asociados, tratando de aclarar el anuncio hecho por educación.

la opinión de la fitapa
"valoramos positivamente la iniciativa de la consejería de educación porque da respuesta a una lucha de muchos años", indica la presidenta de la federación tinerfeña de asociaciones de padres y madres de alumnos y alumnas (fitapa), pura toste, quien no obstante, comparte que el sistema puede ser rectificado. "se pueden ver otros y cómo se ha hecho en otras comunidades autónomas", dijo, preocupada también "por las pequeñas empresas". la presidenta de la fitapa considera que el sistema de préstamo es adecuado en cuanto que es "educativo" y obliga al alumno a conservar y cuidar los libros. en su opinión, las desigualdades entre niños que heredarán los textos y los hijos de padres que decidan comprarlos "no debería darse" y por ello apostó por que se impida obligando a todos a compartir. acerca de que los consejos escolares tendrán que decidir a quién comprar los libros, pura toste admitió que "lo malo es la competencia que eso puede crear". en su opinión, la consejería debe favorecer una solución viable y establecer unos criterios para la compra de los libros.

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades