Los libreros denuncian competencia desleal en el sistema de cheques para libros de Educación (Ginés Donaire – El País)

Los libreros han estimado en más de un 30% las pérdidas que les ocasionará el sistema de préstamo del libro, que pasará a ser propiedad del centro y que utilizarán los alumnos durante cuatro cursos sucesivos.

los cheques para libros, que se estrenaron a principios del curso recién finalizado para unos 160.000 alumnos de primer ciclo de primaria, se han entregado la última semana por los colegios junto a las calificaciones de fin de curso del alumnado. ese documento faculta a las familias para adquirir los libros en la librería o centro comercial de su elección. los colegios tienen autonomía para elegir los libros que estimen más adecuados para el desarrollo de su propio plan de centro. sin embargo, los libreros han alertado de la "competencia desleal" que están ejerciendo varias asociaciones de madres y padres de varios colegios de jaén (en su mayoría concertados) que venden libros de texto sin reunir los requisitos legales exigidos.

el gremio de libreros ha pedido a la consejería de educación que aumente las inspecciones para atajar esta práctica ilegal. "no basta tener una simple alta en el censo del impuesto de actividades económicas, sino que es necesario cumplir con multitud de requisitos legales en materia fiscal, laboral, de consumo, de horarios de apertura o de cumplimiento con la ley de comercio; si hay entidades que no cumplen estos requisitos estamos ante una competencia desleal que acabará con las librerías", asegura josé carlos mesa, presidente de la asociación provincial de librerías y papelerías de jaén. esta asociación, que ya presentó el año pasado unas 15 denuncias ante la delegación de educación, está recabando los datos de supuestas irregularidades en este año, pero ya avanzan que han detectado varios casos de asociaciones de madres y padres de alumnos e incluso colegios que han llegado a acuerdos con grandes superficies para el suministro en exclusiva de los libros, negándose a entregar a los alumnos los cheques para libros. "con dinero público se está fomentando que las familias se lleven los libro y, con los descuento, adquieran cualquier producto de alimentación, droguería o de otra sección del centro comercial", se lamenta josé carlos mesa, que subraya que estas prácticas se han constatado en provincias como jaén, granada, cádiz, huelva o sevilla.

"está taxativamente prohibido hacer descuentos sin que conste en las facturas correspondientes; si se detecta algún caso de estos la inspección educativa actuará de forma contundente", indica el viceconsejero de educación, sebastián cano, que insta a los libreros a plantear estas anomalías en la comisión de seguimiento del programa de gratuidad de libros donde están presentes representantes de la administración, de los colegios públicos y concertados, de las ampas, así como de los libreros, distribuidores y editores.

los libreros se quejan también de la falta de información institucional acerca del programa de cheques para libros. por ello, en el caso de jaén, y con el apoyo de la federación empresarial de comercio y servicios, han puesto en marcha una campaña informativa dirigida a padres, alumnos y público en general acerca de las condiciones para acceder a la gratuidad de los libros de textos y recalcando la libertad de cada familia para elegir el establecimiento donde canjear el cheque por libros.

otra queja generalizada de los libreros es el impacto económico negativo que tendrá en el sector el sistema de préstamo o de rotación de los libros, que pasarán a ser propiedad de los centros escolares. este material será renovado cada cuatro años, salvo para el primer ciclo de primaria y el alumnado de educación especial, que se repondrá cada curso. para la consejería de educación, se trata de una medida tendente a que "el alumnado aprenda a cuidar lo que es de todos, que es también educar en valores". sin embargo, el gremio de libreros estima que este sistema supondrá pérdidas de entre el 30 y el 45% en el sector, en función del tamaño de librería. "muchos pequeños comercios estarán abocados a su desaparición", advierte josé carlos mesa, que considera muy difícil mantener un libro escolar impoluto, además de perderse la técnica de estudio del subrayado.

no obstante, al final de cada curso, los centros revisarán el estado de los libros que no hayan cumplido el periodo de vigencia para sustituir los que no estén en óptimas condiciones. la consejería ha estimado que cada curso será necesario reponer en torno al 10% de los libros por no encontrarse en buen estado para el préstamo. en todo caso, las familias siempre tendrán la facultad de renunciar a este programa y adquirir los libros nuevos cada año, una vía por la que el último curso sólo optaron 550 de los 160.000 alumnos de primer ciclo de primaria a los que llegó el programa.

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades