La revolución virtual tiene su próxima víctima: la literatura

El mundo está cada vez más tecnológico. Y aunque el proceso de digitalización ha llegado a niveles nunca antes pensados, ahora su próxima víctima parece ser la literatura. Y una prueba de eso es lo que pasó en la última Feria del Libro de Frankfurt, donde sólo el 70% de los productos expuestos eran "libros".

En lugar de los viejos y queridos acompañantes, las n ovedades coparon las estanterías y la feria se llenó de audiolibros, CD-ROMS, enciclopedias multimedia e incluso bibliotecas virtuales. Es que cada vez más voz, imágenes y sonidos sustituyen en parte o por completo al texto escrito, lo que muchas veces hace más atractiva la lectura. Existe una amplia oferta para todas las edades, necesidades y gustos. Así en estos nuevos tipos de formatos digitales se pueden encontrar desde libros infantiles hasta literatura especializada.

El aceleramiento al acceso de información, la localización de libros por Internet y una drástica reducción del espacio ocupado por las bibliotecas tradicionales, son sólo algunos ejemplos de la serie de ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías en el mundo de la literatura. Sin tener en cuenta el hecho de que la propagación de libros digitales y otras tecnologías alternativas a los libros impresos evitaría la tala de árboles y la contaminación que produce la fabricación de papel.

Según algunos expertos las nuevas tecnologías representan un riesgo para los libros tradicionales, sin embargo como la historia lo indica, hasta ahora los nuevos medios no han desplazado a sus antecesores (radio, televisión, video, fotografía) sino que al contrario han contribuido a su evolución.

Uno de los principales factores que ha impedido la expansión masiva de libros digitales y de nuevas tecnologías ha sido el económico, pues el alto costo de producción constituye la mayor desventaja de los libros digitales y otras novedades tecnológicas.

Además, Internet y las nuevas tecnologías no ponen en peligro al libro impreso ya que estas alternativas no ofrecen, hasta el momento, la incomparable sensación que da tener las hojas encuadernadas entre las manos.

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades