La pasión por los libros

Cuenta Mario Vargas Llosa que a finales de la década de los años 60 la agente literaria Carmen Barcells apareció en su despacho de profesor en Londres para exigirle que se dedicara exclusivamente a la literatura. "No cometeré esa imprudencia. Estoy contento y además tengo dos hijos", recuerda que le respondió, pero ella imperativa y de energía contagiosa, como él mismo la describe, sólo le respondió que ella misma se haría responsable. "En ese momento cambió mi vida", dijo Vargas Llosa en diálogo con Juan Cruz en el ciclo sobre Poética y Narrativa organizado por la Fundación Juan March de Madrid.

El escritor se refirió además a los orígenes de su vocación literaria, a la relación con su padre, su experiencia política y su ánimo actual. "Aprendí a leer a los cinco años y fue un deslumbramiento, uno que todavía conservo y que hace que cuando descubro un libro apasionante sienta la misma felicidad que sentía cuando tenía esa edad". La que fue una charla entre amigos concluyó con una interrogación de Cruz sobre el estado actual de Vargas Llosa. "Es gracias a la muerte que podemos ser felices porque sabemos que en algún momento todo va a terminar. Entonces los años no me han desanimado y continuaré viviendo como si la muerte no existiera para ser feliz hasta el final".

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades