La evolución del sector de los libros

Pequeño gran editor

Decenas de editoriales independientes han nacido en España en los últimos años
Los nuevos editores topan con problemas de distribución y visibilidad de sus obras

XAVI AYÉN - 19/03/2006
Barcelona

La bibliodiversidad del ecosistema literario español parece garantizada, al menos de momento, gracias a la benéfica irrupción de diversos microorganismos editoriales que, en los últimos años, han generado algunos títulos de gran calidad y demostrado que existe un espacio más allá de la oferta de los grandes grupos e incluso de las editoriales independientes medianas que a muchos de ellos les sirven de faro. La historia de la mayoría de estas empresas, a menudo compuestas por una o dos personas, es la de una vocación que pugna frente a los imperativos del mercado que concentra sellos y puntos de venta. Aunque hay decenas de nuevas microeditoriales en España – el editor Jorge Herralde ha bautizado a sus impulsores como "los insumisos"-, ofrecemos aquí un recorrido no exhaustivo por algunas propuestas.

EL PORQUÉ DE LAS COSAS. Julieta Leonetti, responsable de la editorial Poliedro, señala que "lo que está sucediendo ahora en España ya ocurrió antes en Inglaterra y otros lugares que sufrieron la concentración editorial: los grandes grupos se plantean el libro como un elemento más de unos negocios globales basados en el entretenimiento, y eso deja huecos para pequeños editores con otra idea de la literatura. Además, las concentraciones y reducciones de personal han dejado a grandes cabezas del sector fuera del mercado de trabajo. Yo comparo nuestras editoriales con las pequeñas boutiques y negocios ocurrentes que surgen en el Born, mientras que las tiendas de lujo ocupan el paseo de Gràcia, donde ofrecen lo mismo que en todo el mundo". Para Enrique Redel, de Funambulista, la clave de la proliferación actual es que "uno se puede montar perfectamente una editorial en casa, con dos ordenadores y una línea de ADSL". Valeria Bergalli, de Minúscula, apunta: "El término microeditorial no me gusta porque pone el acento en el tamaño, y lo determinante de una editorial es su catálogo. Pero es cierto que las estructuras pequeñas y ágiles son también las más innovadoras". Francisco Villegas, el editor de Ellago, es el más contundente: "Los grandes grupos no se dedican a la literatura; ese espacio lo ocupamos los medianos y pequeños". Mauricio Jalón, responsable de la editorial vallisoletana Cuatro, fundada en 1996 y que publica dos títulos al año, afirma que "la nuestra es una labor importante, de investigación, de recuperación de autores y de creación de un espacio expresivo más personal". Carola Moreno, de Barataria, cree que el sector se enfrenta "al problema de la paulatina desaparición de las librerías tradicionales, nuestro espacio natural, y la aparición del libro mercancía hecho por autores fabricantes que editan profesionales del marketing y se vende en supermercados para lectores mediatizados".

LA FÓRMULA SECRETA. La mayoría de los editores coincide en apostar por la especialización. José Pons, de Melusina, argumenta: "Nuestra línea es el ensayo de fondo. En un momento en que está de moda la temática del instante, apostamos por la profundidad. Y eso es recompensado a largo plazo, por ejemplo cuando autores difíciles de vender como Elfriede Jelinek o Harold Pinter han obtenido el Nobel". Milena Busquets, de RqueR – editora de Maitena-, se está centrando cada vez más en "temas relacionados con la mujer, me he dado cuenta de que es lo mío". Miguel Salarich, de Inédita, empezó con la historia bélica, "un segmento que nos aseguraba no ventas muy altas, pero sí un público fiel y sostenido". Redel, de Funambulista, ha encontrado su filón en los clásicos, como James, Kafka o Proust – de los que incluso ha descubierto inéditos en castellano-, y opina que "todos intentan crear lectores, pero nadie se fija en los que ya existen. La tradición occidental clásica funciona bien".

En cambio, Jordi Fernando, de Meteora, cree que "la narrativa cuesta porque tropiezas con los grandes grupos. A nosotros nos han ido muy bien las biografías, como la de Lola Anglada o la de Josep Maria Jujol". La especialización en el cuento ha convertido a la madrileña Páginas de Espuma en un referente. Su editor, Juan Casamayor, explica que "ciertos escritores consagrados publican los cuentos con nosotros y las novelas con grandes grupos". Alpha Decay, por su parte, apuesta por un ensayo de tono contracultural, en una época imbuida del "espíritu de Porto Alegre".

LA AMENAZA DEL CIERRE. Los microeditores son, en muchos casos, como los equipos de fútbol que luchan por la permanencia en su categoría. Algunos sellos ya han fallecido en el intento, como Alternarrativa (2002) o Metáfora (2000-2003). Luis Solano, de Libros del Asteroide, sentencia: "El tiempo acabará con muchas pequeñas editoriales. Se asumen más riesgos que en otros negocios". Salarich, de Inédita, reconoce que "vas siempre con el agua al cuello. Ahora tenemos una buena facturación pero el auténtico riesgo es aumentar la plantilla y, con ella, los gastos fijos. Ése va a ser uno de los grandes errores que veremos en el futuro: editoriales pequeñas que han crecido en estructura y han aumentado gastos no resistirán una baja en la facturación".

EL FANTASMA DE LA DISTRIBUCIÓN. Para Luis Solano, "lo que distorsiona el ecosistema es la enorme cantidad de títulos que salen al año. Eso impide al librero y al periodista discriminar, ya no digamos al lector. Pero la superproducción es tanto de los grandes como de los medianos". Para Francisco Villegas (Ellago), "en España el mundo del libro tiene un espíritu predemocrático, la distribución tiende a ser copada por dos o tres grupos". Sin embargo, Fernando Pardo, de La Liebre de Marzo, cree que "lo clásico es sentirse víctima de la distribución, pero es lógico: los grandes tienen muchos títulos y eso hace que los distribuidores los cuiden muy bien, son sus mejores clientes. Nuestra mayor propaganda es el boca a oreja. Y nuestro espacio, las librerías especializadas, y las nuevas fórmulas: internet, centros de yoga… Hay que buscar otros canales". Carola Moreno, de Barataria, certifica: "Muchas excelentes editoriales murieron extenuadas por la imposibilidad de llegar a sus potenciales lectores".

CARRERA DE OBSTÁCULOS. Jordi Fernando, de Meteora, dice que "nuestro principal problema es poder aparecer en público, que las librerías nos mantengan más de dos meses en las estanterías, porque no tenemos las herramientas para hacer una promoción descomunal que permita vender mucho en tan poco tiempo". Moreno apunta también "la dificultad de encontrar financiación. Es imposible montar o mantener una editorial si no se cuenta con un buen patrimonio, socio capitalista o buenos padrinos. Es el problema del pequeño empresario de este país: la banca sólo da dinero a quien tiene dinero". Para Moreno, "un obstáculo muy relacionado con esto es la dificultad de acceder a los autores con gran tirón, que se adjudican a grandes editoriales aunque sus descubridores hayamos sido pequeños editores, que a veces actuamos como cantera de grandes editoriales".

¿LOS FUTUROS ANAGRAMA Y TUSQUETS? Medio en broma medio en serio, varios de los editores que aparecen en este reportaje señalan el hecho de que tres de las grandes editoriales independientes del país – Anagrama, Tusquets y Acantilado- "no cuentan con un heredero", lo que les hace soñar con perspectivas de futuro. "Nosotros somos los independientes fuertes del futuro", afirma Villegas. Aunque Luis Solano duda: "Cuanto más pequeña sea una editorial, más independiente será. Si tienes 25 personas en plantilla, para subsistir tienes que vender un determinado número de libros, y eso condiciona tus decisiones. Dicho esto, creo que mis libros pueden llegar a vender tanto como los de Planeta, Tusquets o Anagrama, porque son mejores, pero ahora todavía no gozo de la misma confianza que ellos". Enrique Redel cree que el hecho de que las editoriales barcelonesas medianas se hayan convertido en un referente es porque "la filosofía editorial madrileña, salvo Alfaguara, está muy politizada: son editores de la vieja guardia, que en las reuniones del gremio están todo el día reivindicando. Los editores jóvenes somos más ´a la catalana´, es decir, lo nuestro es puramente estético, sin ninguna reivindicación política detrás".

OTROS EJEMPLOS. Similares méritos que algunas de las editoriales citadas poseen, por ejemplo, la joven Reverso, nacida en el 2004 y dirigida por Ana Nuño y Carla Palacio, que intentan ofrecer títulos que "no llegan a las mesas de las librerías, no por falta de méritos, sino porque otras consideraciones, ajenas a la calidad e interés de las obras, se interponen entre la voluntad del editor y el deseo del lector". Antonio Ramírez, el librero de La Central, cosecha notables éxitos con su sello en catalán Arcadia. Diéresis, nacida en el 2004 bajo la dirección de Teresa Amiguet y José Ángel Martos, mantiene una doble línea temática, la actualidad tratada "desde un prisma agudo e irónico" y títulos guía sobre ocio en Barcelona. Ático Ediciones, por su parte, es la propuesta de Manuel Valls, que ofrece "libros diferentes", como las novelas No te enfades conmigo (andanzas íntimas de una treintañera en Barcelona), de Nadine Velasco, o La moda mata (pero no engorda),peripecias de un editor de moda workaholic y fashion victim.Ópera Prima lleva más de diez años dando a conocer nuevos narradores, y DVD Ediciones cumple un decenio con el Autorretrato en espejo convexo del poeta John Ashbery. La mexicana Sexto Piso – premiada en Londres como mejor editorial joven- se ha instalado en España. Y el editor Jacobo Siruela ha iniciado, junto con Inka Martí, la aventura de Atalanta.

Un magma multiforme (con otros nombres destacados, como Litera Books, Arena Libros, Maldoror, Gañir…) en el que algunos, como Diana Zaforteza, de Alpha Decay, echan en falta una unidad de acción: "Deberíamos comunicarnos más y enfrentarnos a las dificultades juntos. Tengo la impresión de que la gauche divine unía más a los editores, del mismo modo que los unía la censura. A nosotros nos une la censura del mercado…".

La Vanguardia Ediciones S.L.

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades