La escritora valenciana Gemma Pasqual gana el Premio Barcanova de Literatura Juvenil

Dotado con 20.000 euros, con 'Llàgrimes sobre Bagdad', una novela con trasfondo social narrada con los ojos de una bailarina de trece años durante el bombardeo de Iraq en 2003.

Pasqual ha señalado hoy en rueda de prensa que con esta obra pretende mostrar a los jóvenes españoles que en Iraq también hay niños que van a la escuela, tienen sus sueños y de un día para otro han pasado a vivir como en la edad media.

Partiendo de una noticia real aparecida en un periódico español, la autora presenta la mirada de una joven, que sueña con convertirse en una bailarina de ballet, sin ningún maniqueísmo ni odio presente en medio del ambiente bélico que la rodea.

El segundo premio de esta edición, valorado en 6.000 euros, ha recaído sobre el joven autor Carles Sala con la obra infantil 'Flairosa, la bruixa dels sabons', una historia que pretende enseñar a los más pequeños la importancia de proteger el medioambiente.

La protagonista de esta publicación es una bruja muy peculiar que utilizará sus jabones mágicos y sus burbujas para defender al pueblo de un malvado brujo que quiere contaminar todo el valle con sus malos olores. El director de proyectos de la editorial, Josep-Manuel Rafí, ha manifestado hoy que ambas novelas, seleccionadas entre 81 obras -46 de literatura infantil y 35 de literatura juvenil-, destacan por su "frescura, ironía, humor e inteligencia" con la que abordan temas de actualidad mediante personajes muy bien construidos.

El jurado de este año, presidido por el reconocido escritor Enric Larreula, ha estado integrado por la escritora ganadora de la anterior edición del galardón, Eulàlia Canal; la bibliotecaria Anna Gasol, el librero Antoni Daura, las profesoras Roser Montañola y Remei Marina; y la especialista literaria Anna Maria Farrés.

Los dos premiados, que verán sus obras publicadas la próxima primavera, han recibido esta tarde en la entrega de los galardones, junto con el premio en metálico, una estatuilla diseñada por el artista Miquel Aparici, que reproduce un barco de bronce con un libro de madera por vela.

Según ha informado la editorial, la vocación de este premio es "fomentar la creación literaria en lengua catalana dirigida específicamente a los lectores infantiles y juveniles de todos los territorios de habla en catalán, con la voluntad de difundir el gusto por la lectura y potenciar la creación de lectores".

Fuente La Vanguardia 

 

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades