Entrevista a Fernando Valverde, presidente de CEGAL, sobre el Primer Premio Libro Kirico

“Lo distinto siempre aporta valor”

Una historia sobre una niña marginada obtiene el I Premio Libro Kirico

Esther Peñas / Madrid- 25/04/2011

‘Malena ballena’ cuenta la historia de una niña obesa de la que sus compañeras se ríen y a la que arrinconan. Pero ella, presa al principio de la exclusión, es capaz de enmendar la situación y convertirse en alguien que supera esa situación, sacando la enseñanza y el partido de quienes hacen de la adversidad un desafío personal.

 

Esta historia ha obtenido el Primer Premio Libro Kirico, que reconoce el trabajo editorial dirigido a los primeros lectores. Los libreros de las 93 librerías Kirico, con gran fondo literario infantil y juvenil, con el apoyo del Ministerio de Cultura han concedido este reconocimiento al trabajo de Davide Cali, escritor suizo, creador de ‘Malena ballena’, y a Sonja Bougaeva, la ilustradora del texto.

Hablamos con Fernando Valverde, presidente del Club Kirico (Cegal) para que nos desentrañe un poco más las virtudes de este libro cargado de valores. 

Antes de nada, enhorabuena. La primera convocatoria está resultando todo un éxito, por la calidad de los candidatos, finalistas y por la repercusión…
Muchas gracias, la verdad es que hemos trabajado muchísimo para que este premio sea un referente y cuando ves que cuajan las cosas te alegra.

 

¿Qué tiene ‘Malena ballena’ que no hayan tenido el resto de aspirante al premio Kirico?
Lo cierto es que, aunque ‘Malena ballena’ es un libro magnífico, lo interesante es que el ganador de esta primera convocatoria podía haber sido otro, puesto que había un gran elenco de libros que competían en igualdad, con una calidad asombrosa. Al final, de lo que se trata es de dar valor a la lectura.

¿Qué destacaría de esta historia?
Es una historia que se ha contado muchas veces, que ha aparecido en libros de adultos y de niños. La novedad de ‘Malena ballena’ está en la mirada, en la forma de contar. Habla de una niña que es objeto de la chanza y burla por parte de sus compañeras y que es capaz de dar la vuelta a esa situación hasta convertirse en alguien aclamada y querida. A ello se une la maravillosa capacidad de sugerencia que tienen las ilustraciones que acompañan la historia.

 

¿El diferente siempre tiende a ser segregado?
En principio sí, lo distinto se aparta y es apartado. Pero el propósito con libros como éste es que lo distinto encaje, se integre y sea integrado. Lo distinto siempre aporta valor.
 
¿Qué es lo que más fascina de estas ilustraciones?
Son todas ellas muy sugerentes; los álbumes ilustrados tienen la virtud de ofrecer, a un público de todas las edades está, una fascinación única.  Es importante aprender a ver la realidad a través de cómo se expresan los artistas con sus pinceles, de una forma tan distinta a la palabra y, a la vez, tan complementaria. La ilustración, al igual que la palabra, es una manera de acercar al niño al arte.

¿Sigue habiendo una barrera psicológica que impide a los adultos acercarse cómodamente a la literatura infantil?
Sí, por desgracia, aunque cada vez esas barreras son menos férreas. Ocurre igual que con la catalogación de los libros en función de las edades a las que ve destinado. Es muy difícil encasillar ciertos libros por criterios cronológicos de sus lectores. Lecturas recomendadas para niños de doce años pueden servir para otros más pequeños. Tenemos que contar con la colaboración de los padres, que conocen mejor que nadie las inquietudes y los criterios lectores de sus hijos. También está el criterio de los profesores y el de los libreros, sin duda. Todo ello partiendo de la base de que hay niños con un criterio lector formadísimo.

 

La eclosión del libro ilustrado ¿es una respuesta al prurito del papel sobre el libro electrónico?
Me gustaría pensar que no, aunque ayude a la diferenciación no quiero pensar que sea el planteamiento inicial del editor. Es cierto que hay muchos editores, sobre todo en los últimos tiempos, que cuidan muchísimo el detalle, la calidad de los textos, y demuestran al hacerlo que el papel tiene valor y futuro. Eso, además, aviva el deseo lector de los más  pequeños, a los que la ilustración seduce en un primer vistazo.

Pienso en editoriales que, como el caso de Nórdica, también seduce a los adultos por ese mimo y por esas ilustraciones hipnóticas, cuidadas…
Diego (responsable de la editorial ‘Nórdica’) está haciendo cosas increíbles, trabaja con los mejores ilustradores, edita de un modo casi único, aunque hay otras como ‘Periférica’ o ‘El zorro rojo’ cuyo trabajo es admirable.

¿Cómo compite el libro frente a tantos estímulos: televisión, cine, vídeoconsolas..?
La manera en la que la lectura arraiga es empezar pronto a inocular el veneno lector. Cada vez vienen más padres con sus hijos a buscar el libro perfecto, el libro oportuno. Está produciéndose, en ese sentido, un cambio de mentalidad. Los padres se están involucrando mucho más en la lectura de sus hijos. Eso es vital para que la lectura arraigue en ellos. Por otra parte, creo que el libro puede coexistir a la perfección con otros estímulos.

¿Cómo anda España de salud en lo referente a la literatura infantil?
De un tiempo a esta parte, los medios generalistas están reservando cada vez más hueco a la literatura infantil,. Ese es un buen síntoma. También lo es la apuesta decidida de mucho editores, como el Club Kirico.

¿Harry Potter revitalizó el género?
Sin duda. No hay que tener miedo a la literatura de gran consumo. Llevó la literatura infantil y juvenil a la primera página de los periódicos, hay que reconocerle el mérito.

¿De qué previene la lectura?
De la tristeza. La lectura nos hace más felices. O no, porque decir que nos depara felicidad quizás sea mucho decir. O no. De cualquier manera la lectura nos ofrece algo indispensable: soledad, silencio y ausencia de prisa.

Fuente: Solidaridad digital 

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades