El Salón Internacional de Barcelona cambiará de fecha

Ficomic, el comité organizador del Salón Internacional, ya ha dado a conocer oficialmente el contenido de la próxima edición del mismo. Una edición que supondrá el 25 aniversario de este evento celebrado en Barcelona y que de esta forma se consolida como el más veterano y prestigioso del estado. Ubicado inicialmente en el recinto ferial de Montjuic, ha pasado a lo largo del tiempo por edificios tan emblemáticos como las Atarazanas, el Mercado del Born y la Estación de Francia, pero a partir de 2005 regresa de nuevo a su emplazamiento inicial. Desde 2006 la dirección corre a cargo de Carles Santamaría, cuya labor se ha traducido en una serie de iniciativas dentro y fuera del Salón tendentes a potenciar la historieta entre el público generalista, los medios de comunicación y la industria editorial.

La celebración del Salón tendrá lugar este año en abril en vez de junio, concretamente entre los días 19 y 22, con la intención de enlazar con el popular Día del Libro mediante una serie de actividades que vinculen ambos medios.

Bodas de plata

Una superficie de 16.000 metros cuadrados acogerá el evento barcelonés, que de nuevo contará con el apoyo del Ministerio de Cultura, la Generalitat de Catalunya y la Diputación y el Ayuntamiento de la ciudad.

Además del propio Salón, se celebrarán en 2007 otras efemérides directamente relacionadas con el cómic: Planeta-De Agostini y la popular Escuela Joso cumplen veinticinco años mientras que la editorial Norma y la revista El Jueves cumplen treinta.

La Comunidad Valenciana será la región invitada este año, dedicándose 150 metros cuadrados a recordar la riqueza y trascendencia de su tradición dibujada. Durante la presentación del Salón en la Biblioteca Valenciana, Vicente Navarro de Luján, director de la misma, destacó «la importancia de la historieta en la creación de lectores asiduos» mientras que Francisco Camarasa, comisario de la exposición Los Tebeos Valencianos, aclaró que la muestra supondrá «un recorrido cronológico, didáctico y pedagógico de la historia del cómic valenciano desde 1939 hasta nuestros días».

Programa previsto

El capítulo de exposiciones incluye este año una muestra centrada en la relación entre cómic y novela negra, otra sobre la historia de Cataluña en viñetas y otras tantas dedicadas a los mencionados aniversarios de la Escuela Joso y El Jueves. Además, por supuesto, de las dedicadas a los autores ganadores en la anterior edición. Por cierto que a los tradicionales Premios del Salón se incorpora este año la categoría de Divulgación del Cómic, destinada a reconocer una trayectoria profesional como divulgador de la historieta en cualquier medio.

Entre los autores invitados a la edición de 2007 se encuentran nombres de plena actualidad internacional como Jimmy Palmiotti, Alex Robinson, G. J. Jones, Gipi, Steve McNiven o Amanda Conner, junto a verdaderas estrellas como Howard Chaykin, Joe Sacco, Jacques Tardi o Enrique Breccia.

A todo lo cual cabe sumar la programación de conferencias y mesas redondas, entre las que se prevén las dedicadas a la novela gráfica, el cómic histórico, las nuevas vanguardias europeas, el legado de Hergé o la mencionada relación entre historieta y género negro.

Potenciar el cómic

Tras el Salón de 2006, Ficomic mantuvo un encuentro con la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, seguido de una serie de reuniones con diferentes profesionales de la historieta en diversas ciudades españolas orientadas a potenciar el sector en su faceta industrial y social. En el primer encuentro participaron los diputados Maria Gràcia Muñoz (PSOE), Jordi Vilajoana (CiU) y Joan Tardà (ERC) junto con profesionales del cómic como Horacio Altuna, Sergio Bleda y Miguelanxo Prado, además de representantes de las principales editoriales, libreros, profesores, bibliotecarios, teóricos e investigadores del medio. Además de Antoni Comas, presidente de Ficomic, y del mencionado director del Salón barcelonés, que además ejerce como secretario general de aquel organismo. Las sucesivas reuniones tuvieron lugar en Valencia, Madrid, Gijón y La Coruña.

Las conclusiones obtenidas se pueden resumir en cuatro apartados: el desarrollo del mercado del cómic, que pasa tanto por la necesidad de publicaciones para todas las edades (con especial incidencia en el público infantil) como por acentuar su presencia en librerías generalistas y bibliotecas públicas; la promoción, en base a campañas en los medios de comunicación para fomentar la lectura; la presencia en el sistema educativo, tanto incorporado a distintos cursos en forma de narrativa específica como formando parte de las lecturas recomendadas según las materias impartidas en cada ciclo; y las ayudas oficiales a la edición de autores españoles en forma de subvenciones o concursos, habida cuenta de que el 90 por ciento de lo que se publica en España procede del extranjero.

Asimismo, el Ministerio de Cultura ha confirmado la voluntad de crear este año un Premio Nacional del Cómic, cuyo desarrollo correrá a cargo de la dirección general del Libro.

Declaración de intenciones

Carles Santamaría ha certificado «la buena salud del Salón» en su 25 aniversario, al que considera «un reflejo de la creatividad y del dinamismo de la industria». Durante la presentación del evento en el Festival de Angouléme del pasado mes remarcó la equiparación del cómic con el cine, la literatura, el teatro o las artes plásticas. «Es muy importante», afirmó, «trabajar para que los autores y editores españoles potenciemos ese cómic propio que forma parte de nuestra identidad cultural. Y que lo hagamos sin planteamientos aislacionistas ni proteccionistas.

Hemos de tener en cuenta que estamos en un mercado abierto, en el cual hemos de ser competitivos e imaginativos y capaces de llevar nuestro cómic a nuestro público».

Considerando que hoy por hoy existen cerca de treinta salones o certámenes similares distribuidos por la geografía española, Santamaría recuerda que sólo son un medio, no un fin en sí mismos. Según él, «para lo único que tiene que servir un salón es para que el resto del año la gente compre y lea tebeos. Que los compre en las librerías y los lea en las bibliotecas, donde parece que cada vez hay más. Un salón acapara la atención general durante cuatro días pero hay que lograr que el quinto día continúe ese interés por el medio».

Acerca de la repercusión mediática de la historieta, considera que «se está consiguiendo que el cómic sea noticia como pueda serlo el estreno de una película o cualquier otro evento. Que se normalice, en suma, para ser considerado un hecho cultural del mismo nivel que el resto. Es decir, que el cómic sea capaz de generar esa atención informativa en sí mismo».

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades