Caen un 15 por ciento las ventas en la Feria del Libro (La Opinión de Málaga)

 "Las obras que se están desarrollando en el Parque han contribuido a que no se pudiera estar con la misma comodidad de siempre; sobre todo por la ausencia total de aparcamiento y el calor que hemos tenido que padecer", señalaba el presidente de la Asociación Provincial de Librerías de Málaga, Juan Manuel Cruz. Además, las encuestas realizadas entre los asistentes a lo largo de toda la feria ya presagiaban una reducción del volumen de negocio.
Por su parte, el vicepresidente de la Asociación de Editores de Andalucía, Francisco Argüelles, reconocía que "era de esperar", más aún conociendo los resultados que se han dado en las celebraciones de otras localidades como Sevilla o Madrid, que en esta ocasión ha coincidido con la de nuestra capital.
No obstante, estos resultados negativos ponen de manifiesto "cierta crisis" en el sector de las librerías; unos datos perfectamente conocidos por los profesionales y que sin embargo "se contradicen con las informaciones que apuntan a un incremento del índice de lectura", tal y como señala Cruz. En este sentido, para Argüelles, "hay problemas en el sector que son preocupantes".
Los más vendidos. La reducción del volumen de ventas no ha tenido tanta repercusión en los editores malagueños como en los libreros, ya que los temas malagueños y de recuperación de la memoria histórica siguen siendo, junto a la novela, los más demandados. Buena prueba de ellos es el gran éxito cosechado por títulos como `La quema de conventos en Málaga´, de José Jiménez, que se encuentra en el listado de honor junto a `La catedral del mar´ de Ildefonso Falcones, `El sueño del caimán´ de Antonio Soler´ o `Travesuras de la niña mala´ de Mario Vargas Llosa.
"Los temas locales siguen interesando mucho", asegura el vicepresidente de los editores andaluces, quien apunta que la bibliografía malagueña "es afortunadamente muy amplia", una circunstancia que pone de manifiesto que "se publica porque sigue vendiendo".
Soluciones. Todas las partes coinciden en que la ubicación, en esta edición, ha sido la gran asignatura pendiente de la Feria del Libro. Sin embargo, y pese a que en fechas próximas se convocará una reunión para analizar todos los motivos que han podido afectar a los resultados finales, la solución no parece sencilla. Encontrar un lugar céntrico y suficientemente amplio como para instalar más de sesenta casetas parece una misión imposible.
"Celebrarlo en el Parque no ha sido ningún capricho", asegura Argüelles, que confiesa que se midieron otros emplazamientos, aunque ninguno presentaba las dimensiones necesarias. Coincidiendo en estos términos, Juan Manuel Cruz indicó que "tampoco podemos responsabilizar de todo al Parque". "Habrá otros motivos que tendremos analizar detalladamente", concluyó.

Comentarios

¿Tú qué opinas?

Si quieres recibir información de Club Kirico, suscríbete a nuestras novedades